Autobuses

En mayo: Pasajeros, inseguridad en el camino

A diferencia del transporte de carga donde se roban la mercancía o los camiones, el sector de pasajeros sufre la inseguridad de distinta manera; desde el apedreamiento de unidades por vandalismo, el uso de autobuses para bloqueos, quema y secuestro de unidades, así como los asaltos a los pasajeros. La tipificación del robo al autotransporte como delito federal podría traer cambios, en tanto, las empresas del medio enfrentan cotidianamente la problemática.

Uno de los dilemas cotidianos que se enfrenta al momento de abordar una unidad de transporte público, ya sea camioneta, microbús, autobús urbano o de larga distancia es la inseguridad que prevalece en el país. No importa si el viaje se realiza para trasladarse de un punto a otro en la ciudad o se hace por carretera. El grito ¡Esto es un asalto! alerta a los pasajeros y en ese momento cada uno de ellos se convierte en uno más de los actores llamados a participar en la dantesca escena.

Aquellos que han vivido en carne propia un asalto lo narran de diferente manera; sin embargo, en todos ellos prevalece la impotencia, el desánimo y consideran que, en los últimos años, viajar en transporte público se ha vuelto complicado. Y cada uno de ellos sabe del coraje y la humillación que los asaltantes provocan con el segundo grito ¡A quien se resista me lo quiebro! Mientras en su mano derecha brilla una pistola o navaja.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática el robo en el transporte público es el delito más común con una incidencia de 28.6% y también el que mayores daños causa, pues generalmente se comente con algún tipo de arma.

El abordaje intempestivo, una pedrada en el parabrisas que alerta al conductor o al ocupante del asiento en la ventilla dañada, el camino cerrado, un árbol atravesado o llamaradas en plena carretera y rostros semi-cubiertos, son las señales de partida. De los culpables “algunos dicen que pertenecen a grupos de criminales organizados, otros que son estudiantes inconformes”, lo cierto es que los ilícito suceden con frecuencia.

* Consulte el reportaje completo en nuestra edición impresa de mayo.

Categories: Autobuses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *