Tendencias

Prioridades en la transición 2017-2018

De acuerdo con la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), laeconomía superó la mayor parte de los desafíos que marcaron el inicio de 2017. “Mantuvimos el crecimiento de la actividad económica en un ambiente macroeconómico estable, aunque no exento de contratiempos. Aumentaron los  empleos en el sector formal de la economía y la industria manufacturera se consolidó como uno de los sectores más dinámicos”.

Por supuesto, agregó, hay asignaturas pendientes e indicadores económicos cuyo desempeño debemos mejorar. La inflación sigue en niveles elevados, la inversión no logra repuntar, tres componentes de la actividad industrial cerrarán el año con retrocesos en sus niveles de actividad y no hemos logrado acelerar el paso de la economía.

“Por ello es importante subrayar que el fortalecimiento y avance del mercado interno es y seguirá siendo un objetivo prioritario en la estrategia económica y visión de los industriales de México, porque es el principal destino de la producción y ventas de nueve de cada diez las empresas del país y factor del cual depende, en mayor medida, la calidad de vida de los hogares mexicanos”.

Prioridades:

  1. Asegurar un ambiente estable y propicio para la operación de los negocios. La estabilidad económica sigue siendo fundamental.
  2. Alinear los instrumentos de política económica disponibles (banca de desarrollo, inversión pública, adquisiciones gubernamentales, pago oportuno a proveedores, desarrollo de cadenas de valor, política tributaria, ampliación de infraestructura, entre otros), para un crecimiento dinámico e incluyente.
  3. Fortalecer las bases internas del crecimiento, particularmente el crecimiento ordenado del mercado interno, base y destino de la mayor parte de la producción industrial del país.
  4. Promover la modernización integral de la planta productiva, particularmente de las pequeñas y medianas empresas, impulsar su productividad e incorporación en las cadenas de valor

“En el cierre de 2017 el balance de nuestra economía combina avances y desafíos, fortalezas y oportunidades que debemos atender, independientemente de lo que suceda más allá de nuestras fronteras. En nuestra opinión debemos concentrar trabajo y recursos, en torno a las prioridades de la agenda interna, porque de ella dependerá el carácter incluyente y el dinamismo de nuestra economía en los años por venir.

Es evidente que seguimos en medio de un ambiente económico que exige austeridad y productividad de todos. Asumiendo que debemos hacer más con menos, reiteramos nuestro compromiso a favor del trabajo colectivo que nos permita fortalecer las bases internas del desarrollo para depender más de nosotros mismo y menos de lo que suceda más allá de nuestras fronteras”, finalizó.

Categories: Tendencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *