Camiones

Un W900 restaurado para continuar su legado

Algunos camiones son grandes instrumentos de trabajo, otros son símbolos del esfuerzo, emblemas de la pasión por el transporte de carga y unos pocos pueden ser todo eso y, a su vez, convertirse en un legado familiar; esto describe al W900 de la familia Cavazos.

“El W900 tiene un gran valor sentimental para mí y mi familia ya que hace muchos años mi papá, Daniel Cavazos, cuando era joven aprendió a manejar en un tracto de este mismo modelo”, comentó Daniel Cavazos Jr.

Luego de años de haberse iniciado como transportista, Daniel Cavazos padre se propuso adquirir uno de fábrica. Fue en 1980 cuando estrenó su propio tractocamión, justo igual como con el que aprendió el oficio.

“Este camión marcó la vida de mi padre de tal manera que decidió que yo aprendería a manejar en él y así fue. A mis 15 años de edad aprendí a conducir el W900 y apoyaba a mi papá a realizar viajes”, declaró.

Hace aproximadamente un año, Daniel Cavazos Jr., se propuso conseguir todas las piezas necesarias para restaurarlo completamente para dejarlo lo más afín posible a su configuración original, podríamos decir que se ha convertido en un vehículo de colección al estilo “retro moderno”, ya que si bien todo su equipamiento está de acuerdo a su construcción por Kenworth Mexicana en la década de los ochentas, hizo una modificación a los ejes para darle lugar a una llanta de base ancha, para darle un toque contemporáneo muy personal.

Daniel Cavazos Jr., lidera ahora Transportes Regiomontanos Cavazos, también conocido como TR Cavazos, con base en Nuevo León. Cuenta con 35 unidades, todas de la marca Kenworth, atendido principalmente por el Concesionario Tractocamiones Kenworth de Monterrey. La flota está constituida en 50% por modelos T660 y la otra mitad con T680 con dormitorio de 76 pulgadas. La empresa transportista tiene seis años de trayectoria y se considera a sí misma una empresa joven en crecimiento.

“Me gustaría establecer una tradición, así que ya inicié con mi hija Marcela de 18 años, quien ya sabe conducirlo y así lo haré con mis otros hijos. Me gustaría que los hijos de mis hijos continúen con este mismo legado”, enfatizó Daniel Cavazos Jr.

Desde entonces, el W900 no ha parado de rodar, tras 40 años de servicio y es prueba fehaciente de la calidad y durabilidad de los productos Kenworth, que sin duda son parte de la pasión por el transporte de carga de los transportistas mexicanos, convirtiéndose en piezas funcionales que aún pueden contar su propia historia a través de las generaciones.

El modelo W900 aún puede adquirirse sobre pedido de importación a Estados Unidos, al igual que su sucesor más reciente W990. Para más información, consulte a su concesionario Kenworth más cercano.

Categories: Camiones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *