Carrusel

Así se transporta el chocolate, el regalo más solicitado el 10 de mayo

Transporte Chocolate

En México se celebra el Día de la Madre el 10 de mayo, la festividad más importante para los mexicanos después de la Navidad, desde 1922, y su propósito es generar un espacio de reflexión para valorar la labor de aquellas mujeres que representan el pilar que sostiene nuestra sociedad.

Este día, más de 35 millones de madres festejarán uno de los días más emblemáticos en nuestro país y, sin duda alguna, las flores, globos y chocolates, son algunos de los regalos más comunes que se utilizan para conmemorar este día tan especial.

Los chocolates son uno de los regalos más solicitados y en el mercado existe una inmensa variedad de éstos. Es realmente impresionante cómo esta industria se da vuelo con la creación de fascinantes productos elaborados a base de este “Manjar de Dioses”, como lo llamaron nuestros antepasados.

México ocupa el decimotercer lugar a nivel mundial en producción de chocolate, con 26 mil 363 toneladas al año, según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP). Mientras que el consumo per cápita de chocolate en México es de apenas 750 gramos al año.

En fechas como el 10 de mayo, la demanda de chocolates aumenta; no solo de producción mexicana, sino también de los traídos de los países con un gran reconocimiento por el sabor de sus chocolates como Suiza, Bélgica o Italia.

Pero, ¿cómo se transporta el chocolate?, ¿cómo es que pueden viajar miles de kilómetros desde Suiza o Ecuador para llegar hasta la bolsa de regalo de mamá y estar intactos para que no sólo sea un deleite para el paladar, sino también para la vista?

Para transportar el chocolate de una zona a otra, es necesario hacerlo mediante un transporte adecuado de alimentos adaptado a cadena de frío, con una circulación de aire relativamente seca o, en todo caso, cubrirla hasta que haya alcanzado la temperatura necesaria para mantener su consistencia, sabor y olor. En el caso de los chocolates rellenos, cuando éstos se encuentran almacenados bajo condiciones calientes, se producirán altos niveles de humedad, resultando en la difusión del almíbar desde el centro del producto hacia la superficie, ocasionando por ende, la migración del azúcar, causando que el sabor y texturas puedan deteriorarse.

La temperatura ideal de conservación para los chocolates es de 15°C a 18°C, y para lograr esto, el transporte y distribución de los chocolates debe contar con una correcta logística para que no exista merma o desperdicio, y peor aún, una mala experiencia en el consumidor, la cual impacta al retail que lo ofrece y la marca que lo crea. Es por ello que la cadena de frío en perecederos es de suma importancia para que la carga pueda llegar hasta nuestras manos.

Se le llama cadena de frío al proceso y logística aplicada durante la distribución, transporte, manipulación, conservación y almacenamiento donde se cuidan las condiciones óptimas de luz y temperatura, en este caso de los chocolates, para el consumo en México.

De acuerdo con Thermo King, marca líder a nivel mundial de transportes con sistemas de temperatura controlada y con experiencia de más de 70 años en la industria de distribución de perecederos, para que todo este proceso sea exitoso, es necesario cuidar algunos aspectos:

  • Contar con la temperatura adecuada en el momento de la carga al transporte refrigerado para chocolates, para su correcta conservación.
  • Mantener en perfecto estado la cámara de refrigeración del vehículo, con la finalidad de proteger a los chocolates del calor que pudiese existir en el exterior.
  • Tener un método adecuado de descarga en el punto de llegada, especialmente con referencia a la duración y frecuencia de las aperturas de puertas de la cámara de refrigeración y procurar que la descarga se realice en el menor tiempo posible.
  • Conservar adecuadamente la caja isotérmica y el sistema de refrigeración; en este punto es importante contar con unidades refrigeradas de transporte con tecnología de última generación como las bobinas con condensador de microcanal en lugar de las tradicionales bobinas de tubo y aleta.
  • Contemplar sistemas de control de temperatura de transporte construidos para recorrer grandes distancias, no importando el tipo de transporte -ferrocarril, marino, camión o remolque-.
  • Hacer uso de soluciones comprobadas para el mantenimiento y control que la industria chocolatera en México exige para la correcta entrega de perecederos.

Hoy la industria del transporte refrigerado brinda diversas soluciones en donde la tecnología está jugando un rol fundamental para lograr que sus usuarios consigan sus objetivos de entrega de sus productos en las condiciones requeridas y en el tiempo justo para cumplir con la demanda nacional en fechas tan significativas para la población mexicana, como lo es el día de las madres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *