Tendencias

En Mayo: Simuladores y capacitación

En México hay un déficit de aproximadamente 70 mil operadores de autotransporte, por lo que es necesario trabajar para contratar nuevo personal con mayores aptitudes. Un padrón de 2 millones de personas dedicadas a conducir vehículos de carga o pasaje requieren actualización constante, donde el uso de simuladores ha resultado una gran herramienta de apoyo. El objetivo, obtener mayores ahorros a través de mejores prácticas de manejo e incrementar la seguridad al volante.

Don Roberto manejó hasta hace algunos años uno de los legendarios T800 de Kenworth, un tractocamión que comenzó a producirse a finales de 1988 en la Planta de Mexicali, Baja California, y que fue considerado, en ese entonces, el primer modelo aerodinámico en México. Ahora tiene un T680 y sin duda prefiere este nuevo tracto porque es “más bonito”, solo que para operarlo tuvo que recibir capacitación en un simulador pese a su experiencia de llevar años conduciendo, “ya no son como los de antes”, explica.

Los tableros han cambiado, ahora son más funcionales. La dirección también es más suave y la suspensión confortable. La transmisión también permite cambios cómodos y para operar el acelerador o frenos ya no es necesario poner gran fuerza en el pie, basta con prácticamente darle un toque para que el camión avance o se detenga. También incluyen innovadores sistemas de seguridad como ABS, EBS, EBD, ESP, entre otros.

Aprender a utilizar todas estas nuevas ventajas que brindan los tractocamiones y autobuses en la actualidad,trae consigo beneficios inmediatos como ahorros en combustible, y obtener el mayor provecho de la unidad, pero además también permite circular con mayor seguridad, tanto para el operador, como para el resto de los conductores en el camino.

Hasta hace unos años, los conductores como don Roberto aprendían a operar el camión o autobús de forma empírica, siguiendo consejos de otros operadores con mayor experiencia y en las aulas de formación de las empresas transportistas  o los patios de pruebas, si contaban con ellos. Actualmente, mediante el uso de simuladores de operación se logran reducir los índices de accidentabilidad y ahorrar costos en formación, algo inherente a cualquier empresa transportista para que sea rentable.

Los simuladores de operación permiten una gran combinación de situaciones, de tipos de unidades, de cargas o caminos. Actualmente su uso es frecuente en las grandes empresas transportistas o en asociaciones del gremio, si bien existen desde finales del siglo pasado, su uso aumento después en los años 2000 cuando el costo de los ordenadores  y demás componentes fueron más accesibles económicamente, permitiendo que pudiera realizarse una inversión cercana a los 200 mil dólares para adquirir uno.

Además de ello, es vital que el operador reciba capacitación en las aulas y en los talleres sobre aspectos básicos de mantenimiento preventivo y conocimiento del funcionamiento de las unidades. Hasta enero de 2017 había registrados 253 centros de capacitación en todo el país con reconocimiento oficial de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), tanto propios, como de empresas privadas, con distintas modalidades de servicio.

* El reportaje completo en nuestra edición impresa de mayo

Categories: Tendencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *