Tendencias

Mayor seguridad con retardadores

randalldowney1Quienes conducen autobuses saben lo difícil que resulta una operación con detención y marcha constantes en tránsito intenso, donde la seguridad depende de los sistemas insoportados y de la experiencia de los conductores.

armingarciaPese a que en México no existe una obligatoriedad para instalar un retardador en camiones y autobuses y la Norma de Pesos y Dimensiones solamente señala la posibilidad de contar con un sistema de retardación auxiliar.

“En el futuro, sobre todo, en el transporte de pasajeros podría ser obligatorio por cuestiones de seguridad”, aseguró en entrevista con Indicador Automotriz, el gerente comercial de negocios de sistemas de frenado sin fricción Telma, Randall Downey.

En Telma, “tradicionalmente, manejamos sistemas de eficiencia en frenado más que retardadores eléctricos; es decir, eficiencia de frenado sin fricción. En los de la marca, “se aprovecha la potencia y las propiedades físicas naturales del electromagnetismo, debido a que la tecnología elimina considerablemente la tensión del diseño con fricción, transfiriendo eficazmente la torsión y la energía de las piezas móviles. Así antes de aplicar los frenos de fricción, se asimila hasta el 85% del caballaje del frenado necesario para desacelerar un vehículo”.

Por su parte, el gerente de ventas para México, Sudamérica y soporte al cliente de la marca, Armín García, señaló que este sistema puede utilizarse tanto en camiones de carga como en autobuses. En el caso de éstos últimos, la oportunidad existe para instalarse en la flecha cardán de los autobuses escolares o en el motor trasero de los llamados urbanos, “obviamente por la seguridad que se provee al transporte de pasajeros”.

En el segmento de carga, la mayor oportunidad se encuentra en la instalación directa en la línea de producción  “totalmente integrado al costo-beneficio que significa y no posteriormente”.

En adaptaciones fuera de línea se recomienda hacerlas con un distribuidor autorizado por Telma, asegurándose de la calidad de la instalación, pues como dice el refrán en ocasiones lo barato sale, pero no necesariamente lo seguro sale caro, agregó Armín García.

Al hablar de retardadores se puede hacerlo de dos series: axial y focal. La primera se encarga de proporcionar flexibilidad en instalaciones en el chasis, ya sea en producción de línea o en operaciones de reconversión.

En cambio, la serie focal está diseñada especialmente “para vehículos con motor trasero y unidades tractoras con eje entre ruedas y se instala directamente en la caja de engranajes o en el eje”.

Categories: Tendencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *