Tendencias

Tecnología para recuperar camiones

Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) refieren que en los últimos tres años el Robo en Carreteras a Camiones de Carga (con violencia y sin violencia) ha registrado un total de 3,144 asaltos. Este delito se ha incrementado sustancialmente, debido a que en 2014 se registraron un total de 568 eventos, en 2015 aumentaron a 986, y en 2016 llegaron a 1,590 incidentes.

De igual manera, el SESNSP refiere que tan solo en los primeros tres meses de este año se han registrado ya 684 asaltos, siendo los estados de Puebla, Estado de México, Veracruz, Querétaro, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Tamaulipas, Ciudad de México y San Luis Potosí, las principales zonas de riesgo.

Ante este escenario, Sitrack presentó el sistema Sitrack A.V. 3.0, el cual permite garantizar por contrato una tasa de recuperación del 95% en caso de robo de camiones de carga. De acuerdo con Angelo Gordillo, Director General de Sitrack en México, se trata de un sistema bastante innovador, único en su clase y con un diseño propio que cumple con todas las funciones de un equipo standard de rastreo GPS/GPRS.

“Ante el aumento exponencial de los robos en los dos últimos años, el equipo de ingeniería de Sitrack se abocó a la tarea de desarrollar un equipo que no se viera afectado por la problemática que aqueja al resto de los equipos del mercado”, detalló.

Dijo que actualmente todas las empresas AVL (AutomaticVehicleLocation), que se dedican a la recuperación de vehículos robados basan su eficacia en dos cuestiones: paro de motor y ubicación del dispositivo.

“Las características de los dispositivos y sus conexiones traen aparejado que los lugares de instalación sean pocos y todos ya son conocidos por los ladrones. Respecto al paro de motor todos utilizan un relay (relevador) el cual al ser accionado interrumpe la alimentación eléctrica principal del vehículo”, detalló.

Y agregó que el problema radica en que los puntos de corte del circuito master son pocos y los delincuentes los tienen perfectamente identificados, por esta razón resulta cada vez más sencillo que encuentren el relevador, lo anulen y siguiendo los cables encuentren y anulen el rastreador GPS.

“El otro problema, que se presenta cada vez con más frecuencia, es la utilización de jammers celulares y GPS. Estos equipos generan una señal que inhibe las posibilidades de comunicación del equipo de rastreo, o de obtener una posición correcta; y si bien existen en el mercado dispositivos de rastreo que detectan el intento de interferencia (jamming), los mismos actúan deteniendo el motor a través de un relevador con las consecuencias ya detalladas”, explicó el directivo.

Categories: Tendencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *